El Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia dio a conocer proyecto de resolución para regular eutanasia a menores de edad

eutanasia7

Por María Inés Franck

Marzo de 2018

www.observatoriointernacional.com

 

El pasado martes 28 de febrero se conoció el proyecto de resolución del Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia en orden a regular el procedimiento para hacer efectiva la muerte digna en pacientes menores de edad, según lo solicitara la Sentencia T-544/17 de la Corte Constitucional de ese país.

El proyecto estipula el procedimiento a seguirse en los casos que se presenten, de la siguiente manera:

  • Todo adolescente que padezca una enfermedad y/o condición en fase terminal y que presente sufrimiento constante e insoportable que no pueda ser aliviado, podrá solicitar a su médico tratante la aplicación del procedimiento eutanásico. El proyecto de resolución propone que los niños de entre 6 y 12 años de edad podrán, excepcionalmente, solicitar a su médico tratante la aplicación del procedimiento eutanásico si se cumplen ciertas condiciones que evidencien un desarrollo neurocognitivo y psicológico que le permitan tener un concepto de muerte propia como irreversible e inexorable. En esos casos, la concurrencia de los titulares de la patria potestad o de quienes tengan la custodia y el cuidado personal del niño será de carácter obligatorio. En los casos de niños de entre 12 y 14 años de edad, si bien la concurrencia de los titulares de la patria potestad es de carácter obligatorio, en el caso de presentarse discrepancia prevalecerá la autonomía del menor. Cuando se trate de adolescentes de entre 14 y 17 años, no será necesaria la participación de los titulares de la patria potestad en la toma de decisiones.
  • Quedan excluidos de posibilidad de presentar una solicitud para el procedimiento eutanásico, las siguientes personas: los recién nacidos y neonatos; la Primera infancia; el grupo poblacional de los 6 a los 12 años, con algunas excepciones; niños, niñas y adolescentes que presenten estados alterados de conciencia; discapacidades cognitivas e intelectuales; trastornos psiquiátricos diagnosticados que alteren la competencia para entender, razonar y emitir un juicio reflexivo.
  • El médico tratante deberá informar de esta solicitud a los titulares de la patria potestad o a quienes tengan la custodia y cuidado personal del adolescente. Deberá también valorar directamente al paciente, especialmente la manifestación de sufrimiento del adolescente; registrar en la historia clínica la descripción de sufrimiento que llevan a la solicitud; elaborar un documento en donde conste la solicitud elevada por el o la adolescente y convocar al Comité Científico-Interdisciplinario para el Derecho a Morir con Dignidad a crear a través de esta resolución.
  • A su vez, el Comité deberá establecer la fase de terminalidad de la enfermedad y/o condición del o la adolescente; evaluar la competencia y la capacidad del o la adolescente para la toma de decisiones en el ámbito médico; e identificar el concepto personal de muerte según edad evolutiva del adolescente. En caso de presentarse controversia sobre las condiciones de fase terminal o de la competencia y del concepto evolutivo de muerte, se podrá pedir una segunda opinión o el concepto de un grupo con experticia específica en la valoración que requiere la segunda opinión.
  • El Comité, dentro de los diez días siguientes a la presentación de la petición, analizará el cumplimiento de los requisitos establecidos en la presente resolución e informará al médico tratante sobre el concepto favorable o desfavorable.
  • Una vez notificado por el Comité el concepto favorable del procedimiento eutanásico se realizará en la fecha concertada con el niño, niña o adolescente.

En cualquier momento del trámite el niño, niña o adolescente podrá desistir de continuar con el trámite y optar por otras alternativas. El desistimiento es exclusivo al niño, la niña o adolescente.

El proyecto aborda además a los “Cuidados Paliativos Pediátricos”, los cuales incluyen también el manejo de síntomas angustiantes, la provisión de descansos cortos durante los tratamientos y cuidados durante el proceso de muerte y el duelo. Los cuidados paliativos para niños, niñas y adolescentes deben ser ofertados y garantizados sin que medie solicitud previa del niño, niña o adolescente, o quien ejerza la patria potestad o quien tenga la custodia o cuidado personal del niño, niña o adolescente.

Finalmente, se reconoce el derecho a la objeción de conciencia sólo a los médicos encargados de intervenir en el procedimiento, quienes deberán formularla por escrito y debidamente motivada. En ningún caso podrá argumentarse objeción de conciencia institucional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *