Honduras – La presión para legalizar la anticoncepción de emergencia

Honduras y la presión para legalizar la anticoncepción de emergencia

www.observatoriointernacional.com

Por María Inés Franck

Septiembre de 2015

pildora-anticonceptiva-metodo-oral--300x380En marzo de 2014 se presentó en el Congreso hondureño un proyecto de ley para autorizar “autorizar y permitir, de acuerdo a las normas aplicables al caso establecidas por el Código de Salud, la promoción, el uso, venta, compra relacionada con la pílduora anticonceptiva de emergencia (PAE), así como la distribución pagada o gratuita, y la comercialización de fármacos de anticoncepción de emergencia en farmacias, droguerías o cualquier otro medio de adquisición”.

En su momento, el Congreso Nacional solicitó infructuosamente a la Corte Suprema de Justicia de Honduras su opinión al respecto. El proyecto continúa en el ámbito de la Comisión de Salud, sin haber sido tratado por el momento.

Recordemos que en el año 2009, el Congreso Nacional de Honduras aprobó el Decreto 54-2009, por el cual se autorizaba la utilización de la píldora del día después. Dicho Decreto fue vetado por el Presidente de la República, por entender que esta píldora es inconstitucional por atentar contra el derecho a la vida del concebido. Por este motivo, el Congreso se dirigió en esa ocasión a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Honduras, solicitándole se pronuncie sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad del mencionado Decreto.

El Dictamen de la Sala de lo Constitucional de Honduras (2009) sostuvo los siguientes puntos:

– La discusión acerca de la aprobación del uso de la píldora del día después es un tema difícil de abordar, tomando en cuenta que involucra al bien jurídico mejor protegido que es la vida humana (…). Tanto los promotores de una posición como sus detractores, argumentan defender un derecho humano. Los defensores del aborto esgrimen el derecho a la vida que le conceden al que está por nacer. Estos argumentos involucran la moral, la ética, la religión, la política, el derecho y en gran medida un interés económico.

– La Corte reconoce la existencia de un conflicto de derechos en este caso. Las normas reconocen derechos, y en algunos casos, estos derechos parecerían ser contradictorios o incompatibles. En el caso del aborto, el derecho a la vida del niño y el derecho a la privacidad y libertad de la madre.

– No obstante lo anterior, debemos considerar que al momento de resolver los conflictos que surgen entre derechos, debe siempre procurarse que la decisión tomada afecte lo menos posible a otros derechos y que, en todo caso, la decisión tienda a hacer prevalecer aquellos derechos de mayor preponderancia.

– La legislación de Honduras ha otorgado al derecho a la vida una posición privilegiada y especial, colocándolo por encima de todos los demás derechos (…). Queda claro (…) que el derecho a la vida del no nato tiene en Honduras tanto peso como el derecho a la vida del ya nacido. Es entendido que, como se ha venido sosteniendo, a la luz de nuestro derecho positivo el derecho a la vida se considera protegido a partir del momento de la Concepción.

– El Derecho a la Planificación Familiar se encuentra protegido tanto por nuestra constitución como por los convenios citados en el veto presidencial y buscan proteger la libertad y autonomía de todas las personas para decidir con responsabilidad, si tener hijos o no, cuantos, en qué momento y con quien.

– No obstante, debe resaltarse que la prohibición establecida por el decreto 54-2009 limita el acceso a solamente uno de la gama de métodos de planificación familiar disponibles en el mercado. Dicha limitación es legítima por ser el método objeto de la prohibición incompatible con la adecuada protección del derecho a la vida, tal y como está consignada en la Constitución.

– Considerando que nuestro ordenamiento jurídico garantiza y promueve la protección del bien jurídico más valioso, que es la vida humana y tomando en cuenta el mecanismo de acción de la píldora del día después y dependiendo del momento en que actúe, resulta materialmente imposible determinar si la misma impedirá la concepción o si por el contrario, una vez producida ésta, la píldora evitará la implantación del cigoto, es decir, un nuevo ser humano, pero si una vez dada la fusión del espermatozoide con el óvulo con la consecuente formación del cigoto se evita la implantación, entonces este mecanismo reacción se convierte en método abortivo.

– Para fines prácticos y ante la imposibilidad de determinar el momento preciso en que la píldora actuará, somos de opinión que la misma debe ser considerada como abortiva, para de esta manera evitar la controversia generada por el mecanismo de acción de la misma.   Dadas las anteriores consideraciones y análisis, es el deber de esta Corte DICTAMINAR: que la prohibición contenida en el decreto 54-2009 no es incompatible con la Constitución de la República y, en consecuencia el mismo no es inconstitucional.

En consecuencia, el Acuerdo ministerial 2744 de la Secretaria de Salud de 2009 prohibió “la promoción en uso, venta y compra relacionada con la píldora anticonceptiva de emergencia PAE, así como la distribución pagada o gratuita y comercialización de fármacos de anticoncepción de emergencia, en farmacias, droguerías o cualquier otro medio de adquisición.”

No obstante toda esta polémica, en el año 2010, la Secretaría de Salud emitió las Normas y Procedimientos de Atención para: Planificación Familiar, Climaterio/Menopausia, Infertilidad. Allí se recomienda a las mujeres en determinadas situaciones la utilización de la anticoncepción de emergencia.

Con la presentación del proyecto de ley de 2014, el debate parecería tener alguna posibilidad de volver a abrirse.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *