En medio de intensas presiones, Costa Rica regula por decreto la fecundación in vitro

En medio de intensas presiones internacionales, Costa Rica regula por decreto la fecundación in vitro

www.observatoriointernacional.com

Por María Inés Franck

Septiembre de 2015

Casa de gobierno Costa Rica

El 10 de septiembre de 2015, el Presidente de la República de Costa Rica firmó el Decreto39210-MP-S, mediante el cual autoriza la realización de la técnica de reproducción asistida de fecundación in vitro y transferencia embrionaria.

Establece el Decreto que las técnicas serán aplicadas solamente a personas con infertilidad comprobada, ya sea parejas conformadas por dos personas mayores de edad o mujeres solas. Asimismo, deberán haberse agotado todos los otros tratamientos médicos practicados en el país respecto de este padecimiento, “salvo expreso criterio médico que demuestre la inviabilidad de la aplicación de dichos tratamientos” (arts. 1 y 2).

Se autoriza la práctica de la FIV homóloga y heteróloga; en este último caso, sólo en caso de no poder aplicar la modalidad homóloga por razones biológicos y en el caso de la mujer sin pareja. En ningún caso el donante adquiere derecho u obligación alguno referido a la filiación y la paternidad (art. 4).

El Decreto afirma que la práctica de la FIV debe ser efectuada por médicos subespecialistas en materia reproductiva con total apego a la ética y a la buena práctica médica vigente (art. 8).

Se estipula que la Caja Costarricense de Seguro Social incluya la FIV, de forma paulatina y progresiva, en sus programas de salud (art. 14) y se establece la obligación de contar con el consentimiento informado de las personas involucradas (art. 15).

El art. 16 obliga a que el número de óvulos fecundados que se transfieran a la cavidad uterina de la mujer no podrá ser mayor de dos por ciclo reproductivo, y sólo se transferirá esta cantidad máxima cuando el equipo profesional lo considere apropiado por razones técnicas. Se coloca en cabeza del Ministerio de Salud el dictado de normas técnicas, y de la Caja Costarricense de Seguro Social la aprobación de protocolos respectivos al respecto. Asimismo, el número de óvulos por fecundar será el mínimo necesario para que se asegure la transferencia de el o los óvulos fecundados. Los óvulos fecundados no transferidos en un mismo ciclo serán preservados para futuros ciclos reproductivos de la pareja o mujer beneficiada, o bien para ser donados (art. 17). El art. 18 autoriza expresamente la donación de embriones a otras personas destinatarias de la FIV que así lo requieran.

El Decreto prohíbe terminantemente el desecho, comercialización, experimentación, selección genética, fisión, alteración genética, clonación y destrucción de embriones, así como la inseminación post mortem sin consentimiento informado expreso (art. 19).

Costa Rica se debate ante las presiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, las cuales se han hecho insostenibles luego de la sentencia en el caso “Artavia Murillo vs Costa Rica”. Nuevamente, los organismos internacionales de derechos humanos han mostrado la falta de respeto de la soberanía de sus Estados parte a la que nos tienen acostumbrados.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *