Nicaragua – El matrimonio y la persona por nacer en el nuevo Código de Familia

El matrimonio y la persona por nacer en el nuevo Código de Familia nicaragüense

Familia latinoamericana

www.observatoriointernacional.com

Por María Inés Franck

Diciembre de 2014

El 8 de octubre de 2014 se publicó en la Gaceta Oficial de Nicaragua el nuevo Código de Familia (Ley N° 870), sancionado por la Asamblea Nacional de ese país y aprobado por el Presidente nicaragüense.

La extensa norma de 674 artículos, que entrará en vigencia en abril de 2015, incluye todas las disposiciones jurídicas que refieren a la familia.

En el art. 37 de la nueva norma se enuncia el concepto de familia del cual se parte, así como la integración de la misma. Allí se dice que “La familia es el núcleo fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de ésta y del Estado. Está integrada por un núcleo de personas naturales con capacidades, habilidades y destrezas diferentes, unidas por el matrimonio o unión de hecho estable entre un hombre y una mujer y vínculos de parentesco. De igual modo, las familias encabezadas por madres solteras, padres solteros, viudas, viudos, divorciados, divorciadas, abuelos, abuelas, así como por otros miembros de la familia, que ejerzan la autoridad parental, gozarán de la misma protección y tendrán los mismos derechos y deberes de solidaridad, respeto, tolerancia y buen trato establecidos en este Código”.

Por su parte, el art. 53 define el matrimonio a los efectos del Código, como “la unión voluntaria entre un hombre y una mujer constituida por el libre y mutuo consentimiento de los contrayentes con aptitud legal para ello, a fin de hacer y compartir una vida en común y constituir una familia basada en la solidaridad y el respeto mutuo. El matrimonio surtirá todos los efectos jurídicos desde su celebración y debe ser inscripto en el Registro del Estado Civil de las Personas, de acuerdo a lo establecido en este Código”.

En cuanto a la persona por nacer, se establece una interesante regulación en el capítulo referido al derecho a los alimentos. En efecto, el art. 316 indica el orden en que se deben los mismos, y en primer lugar (inciso a) se menciona a los “hijos e hijas que no han alcanzado la mayoría de edad, hasta que cumplan los veintiún años de edad, cuando estén realizando estudios siempre que no hayan contraído matrimonio, ni se hayan declarado en unión de hecho estable y no estén laborando, y a las personas con discapacidad”. Y a continuación establece que “Los concebidos y no nacidos, se consideran personas menores de edad”.

En concordancia con lo establecido en el art. 316, más adelante se estipula que “La madre podrá solicitar alimentos para el hijo o hija que está por nacer cuando éste hubiese sido concebido antes o durante los doscientos sesenta días a la separación de los cónyuges o convivientes, salvo prueba en contrario la que se tramitará como incidente” (art. 319).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *